A los europeos les encanta el ‘fitness’

Ir al gimnasio ya no es cosa de deportistas de élite, ahora forma parte de la cotidianidad de un público heterogéneo y cada vez más numeroso. Es una actividad de la que depende su bienestar físico. Y paga por ello: es un gasto fijo más de un estilo de vida que presta mucha atención a la salud y culto del cuerpo.

Leer noticia completa en Forbes

Scroll to Top
Al continuar navegando aceptas nuestra política de cookies
Cerrar
x